PAN DE CENTENO 40%








Como muchos sabéis tengo un niño diabético y aprovecho que me gusta la cocina para asegurarle alimentos bien controlados,tanto a nivel de azúcares como de grasas añadidas.
En concreto el centeno es una fuente de hidratos perfecta,ya que encierra sus moléculas de almidón en una trama de celulosa que ralentiza su digestión y libera la glucosa de forma progresiva.
Pues bien,me puse manos a la obra con el pan.
En mis probatinas no obtenía sino panes apelmazados y poco apetecibles "hijos" del dichoso cereal,así que no tardé en tirar la toalla.
Tenía yo clavada esa espinita, cuando por casualidad dí con una web que vendía harina, útiles y piedras para hornear,El Amasadero.
Hice un primer pedido.Volví a probar suerte con mis panes utilizando la misma fórmula que hasta ahora ............y voilà ¡¡

¡La clave del éxito ¡

Parece increíble, pero el simple hecho de cambiar de harinas me ha hecho pasar de aborrecer el centeno,a engancharme a sus "peculiares" características.(Sobra recordar lo difícil que resulta trabajar un cereal tan pobre en gluten y paradójicamente tan protéico ¡¡)...

He probado con mayor y menor porcentaje con respecto al trigo,por eso os pongo en diferentes entradas, fotos de los resultados.
El pan salió perfecto a la primera.

Os animo a visitar la web,El Amasadero,además de que te adienden de maravilla,sus harinas son muy, pero que muy recomendables.

INGREDIENTES
320 gr de agua mineral
300 gr harina de fuerza (en mi caso harina panadera El Amasadero)
200 gr harina integral de centeno (en mi caso El amasadero)
2 sobres de levadura rápida de panadería Maizena
12 gr sal
En el primer caso (1ª y 2ª foto)he utilizado agua mineral con gas,pues suele dar buenos resultados en panes que tienden a apelmazarse. La verdad es que me sorprendí hasta yo cuando ví la miga. Fijaos en los grandes alveolos que produjo el agua.
Con igual sabor, pero con miga más compacta, el pan de la tercera foto, está hecho con agua mineral sin gas.
Amasé todos los ingredientes en la amasadora,porque me acaban de operar del codo y no estoy para esos trotes...lo dejé levar por primera vez ahí mismo y desgasifiqué con la pala. para el segundo levado, dejé caer el plastón tal cual sobre la bandeja del horno,sin darle forma ninguna.Le hice los pertinentes cortes con el cutter y ...hala pa dentro¡¡
No presté ningún cuidado en mantener la tensión superficial de la masa al darle forma ,pues como os comentaba no puedo mover el brazo, pues ¡¡toma castaña, me ha salido mejor que nunca....¡¡
Mi horno tiene una opción, que imita las características del horno de leña, así que precalenté en esa posición a 250º. Si no la tenéis, precalentad arriba y abajo. Si no tenéis mantenedor de humedad en las opciones de vuestro horno, pulverizad la paredes con agua en el justo momento en que vayáis a introducir el pan. Yo no lo hice porque tengo esa opción y ahí le tengo cogído ya el punto a la corteza. Introduje el pan a 250 en la posicion horno de leña,lo tuve ahí 10 min.Luego,bajé a 200º la temperatura, cambiando la posicion a mantenedor de humedad y horneé por espacio de 25 min más. Sabremos que está cocido, cuando su base suene hueca como un tambor.
Os recomiendo esta fórmula con toda confianza. Facilísima, sin adiccion de grasas innecesarias,y muy agradecida de resultados para lo que suele dar el centeno. De sabor ácido, por supuesto , pero muy suave. Agradabilísimo. Incluso la recomiendo para principiantes. Adaptad el horneado a las características de vuestros hornos, porque ya se sabe que son como las personas.....es difícil encontrar 2 iguales ¡¡¡
Animo. Probad y contadme ¡¡