LA MEJOR MANERA DE PELAR ALCACHOFAS



¿A quien no le da pereza enfrentarse a una gran caja de alcachofas por pelar?
Nos merece la pena siempre comprarlas frescas por lo delicadas y deliciosas que son, pero ciertamente el reto de pelarlas , pesa.
Hoy os voy a dar un truco que tiene un montón de ventajas.
1- Es mucho mas rápido que pelarlas en crudo
2- No nos mancha las manos
3- Nos evita el fastidioso sabor al limón que hemos de echar para evitar que se oxíden en crudo
4- Nos evita tener que blanquearlas 
5-  Además,las podemos guardar enteras en la cámara hasta que las vayamos a consumir.No son tan delicadas y frágiles como las cocidas peladas y jamás pierden su color natural
Vamos a ello:                                                                                                                                                                         

Primeramente despojamos cada pieza de sus esquejes, dejando un rabito de unos 2 dedos.
Podemos guardar los esquejes mas tiernos y aprovecharlos para hacer algún guiso de carne.
No los tiréis.
Ordenamos las alcachofas por tamaños haciendo grupos.
Las mas gordas necesitarán más cocción , asi que hemos de procurar que en cada tanda que vayamos a cocer, haya piezas de un mismo tamaño
Ponemos a hervir agua con sal e introducímos las alcachofas tal cual. Enteras.



Hemos de tener en cuenta, que necesitarán un tiempo de cocción mas prolongado que si estuviesen peladas.
A las gordas les cuesta hacerse 40 minutos, mientras que los tamaños mas terciados estarán listas en 30.
Las escurrímos y dejamos entibiar.
Veremos lo fácil que resulta ir retirando las hojas exteriores


Cuando lleguemos al corazón, pelamos la capa mas exterior del rabo







Por último, y sujetando firmemente la alcachofa por la punta (si lo hacemos desde otro sitio la romperemos, recordad que ya están cocidas) cortamos en recto los extremos más duros,dejando así el manjar listo para utilizar a nuestra conveniencia